Hoy en un día importante para nuestro país y a mis 40 años, tengo mi corazón feliz, mi país cambia, haremos una nueva Constitución, para terminar con las desigualdades y hacer un Chile libre y digno con hombres y mujeres diversos.

Soy una mujer feminista de izquierda y muchas veces me siento atrapada en ciertos enclaves de pensamiento. Yo quiero que ese Chile, que muchos no son capaces de ver, sea visibilizado ese país en el que vive más del 70% de los y las chilenas, ese Chile de la educación pública, del hospital comunal, del consultorio de la población. No ese Chile arribista.

Quiero que la clase trabajadora pueda vivir tranquila sabiendo que existe un Estado protector, una seguridad social que de confianza. Quiero que las comunas las provincias y las regiones sean escuchadas para poder desarrollarse en coherencia y bajo sus propios preceptos y convicciones.

Quiero que las mujeres que son jefas de hogar,  cuidadoras o trabajadoras mal pagadas, sean reconocidas y protegidas por el Estado para su completo desarrollo, porque son el pilar de un país que necesita mayor igualdad. Quiero un sistema político sano democrático y participativo donde nadie sea excluido, si existe alguien que comparta conmigo estos sueños y reflexiones acompáñenme a modificar conductas a comprometernos, que es necesario escuchar y ser consientes que nuestro pueblo nos exige más y debemos  darnos cuenta que Chile cambió.

Comenta